Feeds:
Entradas
Comentarios

Introducción al blog

Este blog, está dedicado a realzar actividades realizadas por María de los Ángeles Carmona y Ángel Arcís, de utilidad para personas que amen la cultura y el deporte. A veces, serán únicamente noticias de sus actividades relacionadas con las disciplinas que realizan, otras, por el contrario, serán actividades para enseñar a todos los que se quieran asomar a esta ventana, el entorno en el que viven, la cultura del mismo, actos religiosos, etc.

Se mostrarán fotografías y artículos de las Tablas de Daimiel, fotografías y artículos de la Semana Santa de la localidad, declarada de interés turístico regional, por supuesto, así mismo, se hablará y se retratará el mismo pueblo, de sus ferias y fiestas, sus habitantes, sus curiosidades y tradiciones, siempre desde el mayor respeto a todos los que comparten con ellos sus vivencias. Nunca se hablará de la política local ni de los políticos locales

Un saludo a todos

Anuncios

Hemos soñado aire y viento, hemos tenido en nuestras manos rosas rojas, pétalos se han escondido en nuestros dedos y han surcado arados en la espalda del rosal hasta ceñir en nuestros ojos la corona de tus ojos pero tu has elegido la luz y la guitarra. Has sacado la luz donde no hay luz y volteado acordes en el viento llenando de magia la risa nueva.

Has cogido la aurora y la has modelado en tus manos sabias, has cogido el corazón y has tejido en su sangre, blancos, ocres y amarilllos y es tu sangre la que has plasmado en el lienzo y lo has vertido en las venas de los ojos de los que te contemplan.

La noche ha tomado el puente y lo

ha cubierto de escarcha. Espera el alba.

Amanece, despliega las alas,

aún queda un mundo por recorrer.

Has abierto el horizonte

y has crecido en él.

Yo no soy como tú.

necesito beber en lo que haces, necesito

aún un cuento de hadas, lleno de pinceles y amarillos.

Y si no, déjame a mi tus alas.

Todavía sueño volar hasta las montañas

y desparramarme por sus laderas

y saciarme con la tierra y con el agua.

Emborracharme con su aliento.

Extásiarme.

Ve, inventa el mundo, allí te esperan.

No hay nada que te haga más feliz.

No hay nada que me haga más feliz

la luz ya no te pertenece, ha venido hasta mi.

La veo, la comtemplo extendiéndose en este mar de amapolas rojas,

pequeñas como yo,

y me sumerjo en ella y me desboco…

De nada sirvió el cristal ni la ventana,

de nada sirvio la aurora ni la brisa,

de nada sirvió el tiempo.

Ahí la tienes libre, nostálgica, cegadora, luminosa…

Ahí está, conmigo.

La luz.

Este es su momento. El tuyo.

Para ver más cuadros, pinchad en la tira de imágenes que hay a la derecha en more photos.

El grupo de Teatro Ánade, del que formo parte, representó este pasado sábado (Tres de marzo de 2012) la obra de José Antonio López Millán, Cianuro… sólo o con leche. Por lo contado en la prensa local, Radio Daimiel, y amigos de facebook, la representación obtvo los parabienes de la sala, sala que estuvo totalmente llena, las pocas entradas que quedaban a la hora de abrir la taquilla nos las quitaron de las manos vecinos de la localidad en pocos minutos, por lo que hubo que poner el cartel de “No hay localidades”.

Los daimieleños amantes del teatro estaban deseosos que representáramos, ya que hacía dos años que no estrenábamos ninguna obra y muchos de ellos nos paraban por las calles de la localidad para preguntarnos el estreno de esta obra. Tenían ganas. Es de reconocer la fe con la que nos siguen y es lógico que nosotros con ellos seamos agradecidos.Muchas gracias a todos, siempre hemos deseado no defraudaros.

No quiero poner adjetivos a como fue la actuación o como salió, lo mejor es que ponga la nota de prensa que Radio Daimiel ha colgado en faceofook:

Ánade vuelve a colgar el cartel de no hay entradas

Ni un asiento libre para el estreno de Cianuro…¿solo o con leche?. El Ayala se lo pasó en grande con esta versión de César Alcázar, sobre el original Juan José Alonso Millán.

Daimiel Noticias.- Ni un asiento libre quedó en el teatro Ayala en el regreso del grupo Ánade. El grupo de teatro local volvió a colgar en las taquillas el cartel de no hay entradas y también consiguió que sus fieles seguidores se lo pasarán en grande en la noche del sábado. A ello ayudó la trama de “Cianuro..solo o con leche”, adaptada por el director de Ánade, César Alcázar. Una hilarante comedia que sacó lo mejor de estos veteranos de la escena daimieleña, que una vez más demostraron su buen hacer sobre la tablas.

Yo sólo quiero terminar diciendo que nos lo pasamos en grande y disfrutamos de lo lindo. Atrás quedaron los días de ensayo, la realización del vestuario, de los decorados y de todos los preeparativos para la puesta en escena y aunque fueron muchos días de trabajo intenso para conseguir la meta, hoy estamos completamente orgullosos de lo conseguido.

Nos gustaría volver a representarla para todos aquellos que se quedaron sin asistir por un motivo u otro, pero la crisis ha llegado también al ayuntamiento de Daimiel y no nos deja el Teatro Ayala para representarla si no es con pago de una couta que para nosotros es importante, teniendo en cuenta que las entradas son baratas, no estaríamos seguros de poder cubrir gastos, concretamente en esta ocasión no los hemos cubierto, pero bueno no nos importa. Anteriormente la segunda representación era para cubrir los gastos que no se conseguía con la primera y para tener unos ahorrillos para poder montar la obra siguiente. Que vamos a hacerle si las cosas son ahora así, si cambiaran, que sepa el pueblo de Daimiel que volveríamos a ponerla en escena.

Llegamos a la finca en el valle del río Jándula, ya entrada la mañana, sobre las diez y cuarto, los hombres. La carretera que va de Mestanza al Hoyo no es una autopista y teníamos que circular con precaución, no estaría mal que las autoridades pertinentes se tomaran algo de su tiempo en solucionar este asunto, en la zona hay población suficiente para que se haga y que pagan sus impuestos como cualquier hijo de vecino.

Las ciervas estaban ya preparadas, por lo que nos pusimos, se pusieron, yo era el fotógrafo oficial del valle, a quitar la piel de las susodichas, trabajo de precisión ya que si te pasabas quitarías parte del tejido muscular del animal. Una vez terminada la operación, se colgaron para proceder a ultimar le limpieza y que se airearan.

La mañana era fresca, el 12 de febrero se levantó con algunos grados bajo cero sobre nuestros cuerpos, cuatro, pero el sol calentaba lo suficiente si estabas al abrigo de un vientecillo que acusaba la sensación térmica por debajo de la marcada por el termómetro. Y al abrigo, se fué descarnando la pieza.

La carne se fue separando para los distintos usos, solomillos por un lado, piernas y paletillas por otro y el resto para hacer chorizos. Terminada la operación se pasó a triturar la carne apartada para chorizos, de todo el proceso podéis ver las fotos correlativas.

Una vez triturada la carne, se puso en lebrillos y se pesó. A continuación se echó la parte correspondiente de tocino de cerdo, especies como pimentón, sal, pimienta molida, oregano y agua. Se amasó bien para que los ingredientes se mezclaran perfectamente y una vez hecho el proceso se dejó reposar unas horas para por la tarde iniciar el proceso de la fabricación de los chorizos.

Durante el proceso fueron llegando el resto de invitados y todos juntos pudimos degustar el primer bodrio frito para comprobar la mezcla y otros productos de la zona. Comimos tarde, pero no pasamos hambre, cerveza va , cerveza viene, tapa de queso, de jamón, ensaladas, y para terminar migas del pastor, pimientos fritos, chorizos y un buen postre contribuyeron a coger fuerzas para que por la tarde se dedicaran por tradición, las mujeres, a hacer los chorizos.

Una vez terminados, le dimos al cordero y al frío. Hay que tener fe, amistad y lo que hay que tener, pero allí estabamos a las nueve de la noche con un frío de muerte, tres bajo cero, el sol nos había dejado ya por imposible yéndose a acostar, asando chuletas que regadas con un buen vino tinto nos dió las fuerzas suficientes para regresar a casa, helados pero satisfechos. El día había sido completo y la familia feliz.

En la derecha en More photos, salen más imágenes de lo acontecido, pinchad sobre dicha palabra.

Hasta el año que viene.

Comentar unicamente que las precipitaciones que siguen produciéndose en nuestra región hacen que la expresión externa sobre la tierra sea gratificante, no sólo para la zona en si, si no para la zona que tenemos el gusto de asentar. Daimiel se beneficia de ello, no olvidemos, que una vez cortadas las dos arterias hace muchos años, que abastecían el acuifero 23 y que afloraban en Daimiel en los Ojos, hizo que éste se viniera abajo practicamente y que su recuperación sólo era posible con una pluviometria generosa que hiciera que los embalses que se quedaban con este agua se saturaran y ésta empezará a correr cauce abajo por el Azuer desde el Pantano de Villahermosa y desde el Guadiana Alto y las lagunas de Ruidera (El que según decían los libros antiguamentre se perdía y volvía anacer en los Ojos del Guadiana en nuestro término) desde el pantano de Peñarroya por el cauce del Záncara y el Jigüela llegasen a las Tablas de Daimiel y estas se cubrieran de agua como hacía muchos años no se veían, plenas y abundantes y que este agua perdure ya dos años y que el acuífero suba día a día y se encuentre a poco más de 15 metros, decir menos es hoy por hoy un poco aventurado.

Dejo fotos del río que sale de las Lagunas de Ruidera desde el paraje llamado el Hundimiento. Más podéis verlas en la zona de la derecha.

Hemos insertado en el blog las últimas fotos de nuestro recorrido por los ríos de la cuenca del Alto Guadiana, más concretamente el Azuer y el Guadiana, nos hemos unido a ellos en su recorrido y nos hemos quedado en el entorno de las Tablas de Daimiel a contemplar el aroma que desprende la fusión de agua, masiega, carrizo, enea y la colonización que de éstas han hecho las aves, pato colorado, fochas, cigüeñas, grullas.

Hemos llegado al paraje del Morenillo, al dique que sobre el Guadiana se hizo para contener el agua que llegaba a las Tablas y que esta no se perdiera cauce abajo, no confundir con la que hay sobre el Jigüela, en ella se ve como el agua ya salta este dique de contención y discurre hacia la presa de Puente Navarro rellenando todo el espacio de este gran ecosistema palustre de nuestro entorno.

Ver más fotos en more photos

Para quien no lo sepa, el taray es uno de los representante de las familia de las tamaricáceas y debido a las duras condiciones de salinidad y periodos de inundación que se dan en las Tablas de Daimiel, es una de las pocas especie arbórea que se encuentra dentro del humedal, aunque si la más abundante.
Árbol de hoja caduca cuya hoja torna en rojizos durante el otoño, su tronco adquiere con el tiempo unas formas caprichosas y su peso y su fragilidad, hace que muchos caigan hasta el suelo donde serpentea arrastrándose por el mismo y enraizando su tronco en muchas zonas en contacto con el propio suelo. El Taray se encuentra formando bosques dentro del entorno del Parque de manera natural; los representantes del Parque han hecho del mismo, un objeto ornamental, y así, han plantado esta especie en paseos y aparcamientos, resultando agradable a los transeuntes su visita a las Tablas y su paseo entre  estos seres vivos que  a veces fantasean en el aire. Especialmente se localizan en partes bajas del Parque nacional, junto a la ribera de las charcas o en la ribera del río Guadiana o Jigüela, al mismo tiempo se pueden ver en las riberas de la presa de Puente Navarro. La zona más típica es la Isla del Pan y el cauce del Guadiana a la altura del puente de Molemocho. Algunos ejemplares pueden tener más de cien años.

Estas fotografías demuestran lo descrito anteriormente, ae pueden ver más fotografías pinchando en la tira de la derecha  en moore photo.

Gandía no sólo es playa

La fama de Gandía le viene por su inmensa y hermosa playa, kilómetrso y kilómetros de arena, que unen esta playa con la de Xeraco, Tabernes y Cullera en un abrazo de aguas cristalinas donde la arena suave y fina cubre más de 100 metros de anchura hasta tocar el Paseo Marítimo, hermoso donde los haya, amplio, vivo en él que el visitante puede disfrutar de un paseo tranquilo y relajante, desde su inico en las dunas del norte hasta el club naútico en el sur.

Pero Gandía no sólo es eso, Gandía es el centro de la Safor, y la Safor se extiende y se funde con los pueblos de alrededor.

Hacia el Oeste se eleva en un mar de montañas preciosistas, Marchuquera, la Droba, Barx, Villalonga, la Llacuna, L’Orcha, donde el paisaje se convierte en retama, tomillo, jara, agua del Sérpis serpenteando encajonado por desfiladeros llenos de pureza y belleza con aguas cristalinas, blancas de espuma salvaje y rebelde. A su amor se construyo el Ferrocarril que unía Gandía con Alcoy, hoy convertido en ruta natural para viandantes y cicloturistas. Túneles oscuros y fríos, túneles abiertos en el tiempo que unen el pasado con este presente paradisiaco que hay que respetar y cuidar.

Las palabras se quedan pequeñas para describir esta zona, imposible de pensar que está ahí, en Valencia, pero está y hay que decirlo, visitarla y amarla como a una amante bella y noble, con mimo, con cariño y para toda la vida, ya que la tierra que nos ampara y amamanta es así, para toda la vida.

Con Estos entornos, no es de extrañar que los deportes de senderismo y ciclismo de montaña, sean deportes en pleno desarrollo en la zona. Llega a extasiar el hecho de ver como los caminos y carreteras locales, se llenan de cicloturistas y senderistas, como inundan su espíritu de naturaleza al mismo tiempo practican su deporte favorito, deporte en casos extremos ya que los parajes, muchas veces abruptos, tienen pendientes estimables de hasta el 24% de pendiente en algún que otro tramo, por lo general en la zona del Circo de la Safor, dirección L’Orcha, el % de subida en muchos kilómetros es de un 20% y en la zona de Barx supera el 10%, habiendo pendientes de más de 9km y medio. El esfuerzo merece la pena, o si no, vean los paisajes que se divisan desde las cumbres (Fotos zona de Barx y La Llacuna, la foto de los ciclistas pertenece a la sierra que va desde el Circo de la Safor a L’Orcha).